Congreso #NovaGob2019: “exprimiendo” la gran cita anual de la comunidad de innovación pública iberoamericana

Estos días he estado por Sevilla aprendiendo mucho (gracias a la UNIA y a mis compañeros por facilitar mi asistencia) para continuar aportando mi granito de arena a lo público en el VI Congreso Novagob de 2019, organizado por la que ya es la mayor comunidad iberoamericana de innovación pública. Les seguía (nos seguíamos) la pista desde hace tiempo en redes y por fin se han alineado los astros:) Escribo muy rápido, casi a vuelapluma, pero no podía dejar de compartiros mi experiencia y algunas pinceladas del programa por si queréis “investigarlas” en redes, donde el evento ha dejado gran huella.

En Twitter (donde fue Trending Topic durante la primera jornada), vía #novagob2019, podéis ver publicaciones de muchas de las personas inscritas (¡más de 1.000!). Su comunidad virtual también es muy muy participativa, así que si os interesa la innovación pública podéis sumaros a través de Novagob.org.

En el Congreso, han sido tres las jornadas en las que, literalmente, nadie ha parado (enormes gracias al equipo organizador, formado, entre otros, por Encarna Hernández, que se ha estrenado con “matrícula” como directora del Congreso Novagob este año, Fran Rojas, presidente de la Fundación Novagob, Rafa Camacho e Iván Gómez, encargados de la comunicación en red y de las “fotazas” que nos han dejado estos días…).

Al margen del capital humano y de la posibilidad de networking, personalmente creo que es un acierto, primero, la variedad de formatos, desde los más tradicionales (mesas redondas, ponencias…) a otros más interactivos e innovadores (talleres colaborativos, cápsulas del tiempo con prospectiva y el original cierre en forma de Relatoría y “Conflusiones”, por ejemplo), posibles gracias a la implicación de parte de la comunidad.

Otra cuestión interesante es que la visión 360º que aporta, con profesionales de diverso perfil y distintas vertientes de la innovación y temas hoy cruciales en las administraciones públicas: tecnología (datos en abierto e inteligencia artificial, muy presentes), cuestiones éticas y jurídicas asociadas a esta, estrategia, metodología, casos de éxito y fracaso de proyectos innovadores… La comunicación (con la ponencia de la gran Amalia López, entre otras actividades), ha ocupado un lugar central en esta edición. Y es que sin una comunicación innovadora e integral, convencional y online, adaptada a las demandas ciudadanas y conforme a los principios de transparencia y buen gobierno, integrada en la estrategia de las administraciones, éstas (y los proyectos innovadores que se desarrollan en su seno), pierden parte de su potencial.

Novagob ha servido también de paraguas para dar voz a otras redes e iniciativas. Ha sido el caso, así, de la Asociación de Mujeres en el Sector Público, sobre cuyos retos e ideas pudimos aportar ideas desde el público, y cuyas impulsoras son, creedme, profesionales de primer nivel en lo público.


También se ha acogido en el Congreso un workshop sobre competencias digitales en el marco europeo, las llamadas #DigComp, organizado por la Junta de Andalucía, donde además de hacer un repaso al estado de la cuestión de proyectos españoles y europeos de certificación, se ha puesto en relevancia otro tema que forma parte de mi labor, la importancia de la capacitación ciudadana en digital skills, entendidas como conocimientos, habilidades y destrezas más allá de lo técnico, y la tan necesaria labor que debemos realizar, sobre ello, administraciones y universidades.

Aunque en junio (¡porque las plazas volaron!) ya estaba inscrita y mi idea era ir de mera participante, tiempo después surgieron nuevas oportunidades, y al final he tenido la suerte de ponerme otros sombreros en este #NovaGob2019, el de ponente en una mesa sobre Oficina de Dato: Gestiona, decide y actúa (qué bien compartirla con dos genios del open data, Roberto Magro y Alberto Ortiz Zárate), y, un día antes y recién “aterrizada”, el de conductora de la gala de premios que otorga la Fundación Novagob a proyectos y personas innovadores. Os lo cuento y, como siempre, comparto todo el material por si resulta de utilidad.

El potencial de los datos abiertos de las administraciones públicas y retos para su (re)utilización

En la citada mesa de debate de #Novagob2019, celebrada durante el 17 de octubre, la segunda jornada del Congreso, Alberto Ortiz de Zárate, Roberto Magro y yo reflexionamos desde una triple perspectiva (“gestiona”, “decide” y “actúa”) sobre la importancia de fomentar la generación de datos abiertos y su gestión, vía portales de open data y oficinas creadas ad hoc, desde la administración, así como de impulsar su uso y reutlización (y por ende su utilidad, funcionalidad y calidad técnica e informativa, ojo) por parte de profesionales y ciudadanía.

Encargada de esta última parte (“actúa”), me pareció interesante aportar una visión coherente a mis distintas facetas profesionales (ya sabéis que organizo Databeers Málaga pero que también soy periodista de formación y que trabajo, al tiempo, gestionando y por tanto generando datos en innovación en la UNIA, e impartiendo materias relacionadas con información visual y visualización de datos en la UMA), con ejemplos cercanos que conozco de aquí y de allá y que me parecen, en cierta forma, casos de data innovation. Pero también, y sobre todo, aportar una reflexión, no sólo como periodista o empleada pública sino también como ciudadana, sobre retos pendientes y posibles estrategias.

Aquí podéis ver la presentación empleada:

Salieron, a vuelapluma porque en Novagob el tiempo es oro ;), muchas cuestiones interesantes, también fruto de la participación del propio público asistentes (¡¡vaya “publicazo”!!).

Por ejemplo, la necesidad de integrar perfiles multidisciplinares, incluyendo algunos en auge (y por ende, la habilidad que debe tener la administración para “retener talento”) en estas oficinas de datos, poniéndolas además en valor a nivel interno y haciendo partícipe de su labor al resto de la administración; el esfuerzo por ofrecer datos abiertos atractivos, de utilidad social, para la ciudadanía, empresas y profesionales, de temáticas diversas, más allá de aquellas por las que la administración parece haberse iniciado (smart cities y asociadas), para fomentar, con ello y con planes de comunicación y formación, su uso y reutilización por parte de estos actores. Como decía en mi intervención, cuando la rueda rueda, es decir, cuanto más se use y reutilice el open data procedente de portales públicos, más se mejorará su calidad, puesto que los usuarios y reutilizadores detectarán errores, sesgos o incoherencias, exigirán actualizaciones demandarán más información… Pero también ello contribuye a la utilidad y funcionalidad de los datos. Pensemos, por ejemplo, pero no sólo, en el periodismo de datos, que a menudo incluye visualizaciones que hacen más atractivos y comprensibles los datos abiertos a la ciudadanía, sino también en apps, chatbots y otras iniciativas tecnológicas con las que empresas y emprendedores pueden dar utilidad real a estos datos para encontrar soluciones a problemas y mejorar la vida de las personas.

Los Premios Excelencia 2019 de la Fundación Novagob, y por qué la innovación debe ponerse en valor y visibilizarse

Un día antes de esta intervención, recién llegada a Sevilla, tuve también el honor de presentar la gran fiesta de reconocimiento y puesta en valor a la innovación pública, los premios Novagob Excelencia 2019, en un entorno precioso, el Palacio de los Marqueses de Algaba.

Gracias de nuevo, a la organización, por invitarme y por la confianza (especialmente a Encarna Hernández), y sobre todo, enhorabuena, ya lo decíamos en la gala, no sólo a los premiados y premiadas, sino también a todas las candidaturas. Porque participar (y no lo digo yo sino los propios ganadores de ediciones anteriores) sirve para reflexionar sobre el aprendizaje y puntos de mejora de los proyectos y obliga a documentarlos, lo que supone, de por sí, una mejora. Y porque sumarse a la comunidad Novagob, como hicieron también, con su presencia, las instituciones y empresas implicadas en los premios, denota ganas de participar activamente en este viaje tan apasionante como es la innovación pública.

Innovar no es sólo, lo decía también en mi introducción a los premios, poner en marcha nuevos proyectos o servicios, sino adaptar y mejorar de forma sustancial los ya existentes (¡algo imprescindible en lo público!). La innovación no es un lujo ni debe ser considerada una actividad accesoria en las administraciones, sino que debe formar parte del ADN de estas y de la estrategia organizacional, si queremos ser eficaces, eficientes, adaptadas a las demandas de la ciudadanía y por ende, percibidas de forma positiva y cercana por éstas.

No es fácil, desde luego, ser intraemprendedores e innovadores en lo público, hacen falta conocimientos pero también destrezas y actitudes, incluídas la resistencia y resiliencia y, sobre todo, la vocación por lo público. Comunidades como Novagob, que ponen en valor y reconocen a las personas y equipos que lo logran o lo intentan y las conectan entre sí, son, sin duda, muy necesarias. Porque como decía Da Vinci “Todo conocimiento (y agregaba yo, en la ceremonia, toda innovación) comienza por los sentimientos”.

Una alegría exprimir esta oportunidad, coincidir además de nuevo con compis de aventuras profesionales varias (los “Frans” y los “Rafas” de NovaGob y Gobierno Transparente -menudo maridaje como decía Iván-, Roberto, Esteban, Amalio, Paz, Carmen, Matías, Arancha, Nagore, Mario… y seguro que me dejo a gente, pero ya lo sabéis…), ampliar la Red y desvirtualizar a otrxs tantxs, como las supercracks de Conchi, Pilar, Ana, María y demás mujeres en el sector público (#yoelijomujer).

Si te gusta, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email