#niñasSinLimites, o el regalo de convertirme en “Inspiring Girl” el Día Internacional de las Niñas en las TICs

El pasado 25 de abril participé como voluntaria del evento que la Fundación Inspiring Girls organizó, con motivo del Día Internacional de las Niñas en las TICs, en colaboración con la Diputación de Málaga y bajo el patrocinio de la Fundación Unicaja, en La Térmica de Málaga. La iniciativa, sobre la que puede leerse en redes vía hashtag #niñasinlimites, pretendía, entre otros objetivos, romper estereotipos sobre la tecnología como salida laboral para las mujeres, y para ello planteba un formato ágil, a modo de speed networking, entre niñas (más de 80 de 1º de ESO, con 12 años, de dos colegios malagueños) y mujeres que, de alguna forma y en distintos ámbitos, estamos vinculadas profesionalmente a las TICs y a la innovación.

Tuve la fortuna de compartir cartel de voluntarias con mujeres brillantes de diverso perfil como Esperanza Olea, empresaria, Social Media Strategist, especialista en MK digital para empresas; Sara García Becares, responsable del Área de Talento en Ciberseguridad en INCIBE; Regina Llopis, especialista en inteligencia artificial en los campos de la energía, la sanidad y las finanzas; Ana María Pedraz Tejedor, gerente de soluciones de Snr Iberia-Oracle; Cristina Fernández Sánchez, capitán del Servicio de Informática de la Guardia Civil; Linda Facchinetti, Founder & CEO de Jump Into Reality; Ana Arjona, experta en usabilidad de ITRS Group; y Dolores Villatoro, responsable de los centros de tecnología de Accenture en España. Qué rápido se pasó el tiempo el día previo del evento, escuchándolas, charlando… en La Sole, y cuánto me he llevado de vosotras.

Qué contar, cómo inspirar… Línea de vida

En mi caso, cuando me invitaron a participar y empecé a pensar qué contar a las niñas para inspirarlas, teniendo en cuenta que eran 10 minutos por mesa y 10 mesas y que lo chulo era dejar que hicieran preguntas (¡toda una experiencia intensa y prueba de velocidad!), me rondaba por la cabeza la idea de, más que centrarme en qué hago hoy (entre otras cosas porque mi actividad es muy específica y a la vez dispersa), sería una magnífica excusa para reflexionar y compartir de forma cercana y con anécdotas mi yo más interno:) Es decir, quién soy, cómo he llegado hasta aquí (la infancia y la adolescencia sobre todo), qué me inspira y me motiva y cómo he llegado a ser feliz, en lo personal y, sobre todo, en lo profesional, siendo yo y haciendo lo que me gusta. Sería un poco descomponer la frase de este, mi blog, que en su día incluí porque tanto significa para mí:

“Creo, gestiono, enseño y aprendo para ser feliz. Y soy feliz porque me gusta lo que hago (y si no, lo invento) y porque creo y confío en las personas y en las ideas, en que siempre todo aporta y en que la vida es un aprendizaje continuo”.

Pensé entonces en una línea de tiempo, al estilo Cibermarikiya, que resumiera los hitos principales de mi vida en este sentido. Estuve recopilando fotos para incluirlas pero al final me pareció que “Menos es más” y opté por hacerla sencilla, con frases significativas de lo que para mí había sido cada experiencia y quería trasladarles en esos diez minutos en La Térmica. Abajo podéis ver el resultado.

En la presentación institucional de Inspiring Girls, tras el networking, la gran Marta Pérez (el alma mater del proyecto y a la que da gusto escuchar) se refería a una de las cuestiones que les contaba a las niñas en términos de búsqueda de la excelencia. Y es que de pequeña, casi por obligación mis veranos se convirtieron en la mar de creativos. Mi madre trabajaba, de siempre, fuera de casa, y en Linares, ya sabéis, con cuarenta grados imposible salir a la calle a ciertas horas. Así que cada verano me daba por hacer algo: collares de macarrones, escayolas, prototipos de juegos… Ahí aprendí a aprender de forma autónoma y fui consciente de mi afán perfeccionista. “Me convertí en una experta en collares de macarrones”, como comentaba María José.

Hice Bachiller de Ciencias, y me cambié de instituto justo un año antes de C.O.U., en una etapa decisiva, porque en el mío alguien se metió en mi vida personal. “A mí nadie me dice lo que tengo que hacer”, otro de mis aprendizajes. Con el tiempo veo que fue un pronto, que no había razón, y que fue arriesgado. Pero era como si fuera la excusa que necesitaba. Y no me arrepiento, porque una persona crece enormemente cuando sale de la famosa Zona de Confort y demuestra que, aunque los profes no la conozcan de hace años, los resultados académicos son los mismos… Llegó la hora de elegir qué carrera estudiar. Debo confesar que me gustaban muchas cosas, y que mi único plan entonces era irme a Granada con mi mejor amiga. Pero claro, allí no había Periodismo que es lo que en el fondo me llamaba más la atención, ¿o lo era la idea de salir de nuevo de la zona de Confort? Así que sintiéndolo mucho por nuestros planes, ahí fui. Visión disruptiva.

Esos años universitarios fueron muy intensos, y las TICs empezaban cada vez a estar más presentes en mi vida. Ahí nació mi actual identidad digital, Cibermarikiya, cuando en unas prácticas de una asignatura de Tecnología nos tocó hacernos una cuenta de Hotmail (¡sí, tengo mis años!) y todas las posibles combinaciones de mi nombre y apellidos estaban ya pilladas. Lo que empezó siendo una broma, serendipia, se convertiría luego en una web y más tarde en un blog, con los años. Recuerdo también que unas Navidades en primero de carrera le dije a mi madre que mi ordenador, muy viejo, era tan lento que no podía hacer los trabajos de la Facultad. Mi abuelo, que siempre observaba todo lo que pasaba a su alrededor, escuchó la conversación, se acercó a mi madre y le dijo “¿Cuánto vale un ordenador de esos?”. Contribuyó, y a partir de ahí me cambió todo: podía instalar programas, experimentar y practicar todo lo que iba aprendiendo en los cursos complementarios de diseño, fotografía, producción audiovisual, e-learning e incluso programación a los que me fui apuntando en ese tiempo… ¡Me gustaba todo! No os preocupéis si os pasa, al final la suma de muchas cosas, la apropiación de conocimientos y experiencias, es lo que os hará ser vosotras mismas, diferentes de los demás. Eso e-insisto- la capacidad de aprender.

Así fue en mi caso. Tras mis primeras prácticas en medios de comunicación, hice otras en una empresa de e-learning y nuevas tecnologías, y me quedé. Pero mientras trabajaba saqué tiempo y continué mi formación, quería ser Doctora. Es cierto que no me hacía falta, pero me apetecía, y siempre es bueno tener un Plan B. En mi caso, con el tiempo, ese plan b me abriría las puertas de la UNIA primero, donde terminé siendo empleada pública fija, y de la propia universidad donde estudié, la UMA. ¡Quién me iba a decir a mí años atrás que terminaría siendo profesora en aquellas aulas! Pero precisamente enseño materias, digamos, diferentes al periodismo tradicional, relacionadas con la innovación, el emprendimiento o las nuevas tecnologías, y en ellas vuelco todo lo que aprendo investigando y mis experiencias profesionales de otros lugares… Además de otra sobre planificación estratégica, que a mí, procrastinadora nata, me ha enseñando muchísimo, como también lo han hecho las idas y venidas de personas, estos años, en las que no queda más remedio que reinventarse y crear o recrear tu mejor versión. Hagas lo que hagas. Cuando la rueda rueda, cuando todo se conecta, el tiempo se multiplica, se generan nuevas ideas… Mezclarse con gente de  diversos perfiles, enriquecerse… supone un aprendizaje permanente. Por eso, y quizás para compensar mi parte más virtual y académica, me gusta organizar eventos informales divulgativos y de transferencia de tecnología, como Databeers Málaga, y otros en los que siempre ando metida.

Siempre he creído, debo confesarlo, en la teoría de la atracción y en eso de que una ve las señales que quiere ver… En mi caso, la última tuvo que ver con, precisamente, el último #8m. Qué día más bonito para que naciera mi primera sobrina, Vera. Lo hizo en Madrid. No es pasión de tita si os digo, como les contaba en Inspiring a las niñas, que es preciosa y muy despierta. Hace poco su mami, mi hermana, ingeniera Química en Cepsa, pensó en voz alta cuando, mientras la tenía en brazos, dijo “Esta niña será lo que quiera ser”. Seguro. Tenemos una gran familia de mujeres, qué suerte tener referentes tan cerca. Mi abuela al final ha superado los 100 años, y ahí sigue, y si lo ha hecho es porque siempre ha sido generosa y se ha marcado unos objetivos de vida. ¿Buenos genes? Quizás, pero yo me atrevería a decir que, aparte de genes, cuestión de actitud. Que nunca perdamos el entusiasmo, la ilusión y el brillo en los ojos de cuando somos pequeñas (en edad, me refiero).


Si en el networking de Inspiring en vez de 10 minutos hubiera tenido 10 segundos, les habría pedido a las niñas que miraran las palmas de sus manos (yo soy zurda, y esa diferencia, es otra de las cosas que les contaba me marcaron, por eso de tener mi propio modo de pensar y de operar, que a la vez creo que es donde reside a veces el valor de una persona), y les habría leido la frase que cerraba mi línea de tiempo:

“El único lugar donde las línea del corazón y de la cabeza deberían estar separadas en en las manos”.

Y es que cuando las decisiones se toman de corazón y sin pensar en lo que los demás piensen, se vive desde la intuición y se le pone alma al trabajo, todo siempre sale bien. Como Inspiring Girls. Hecho desde el corazón por un pedazo de equipo de profesionales.

Gracias por la invitación en su día, María José Pérez,y gracias a ti y al equipo por el regalo de haberme hecho partícipe de esta iniciativa tan bonita como necesaria.

Abajo, algunas menciones al evento en notas de prensa y noticias de medios de comunicación, ¡no fue para menos!

La Diputación de Málaga apuesta por impulsar el interes de las niñas por las ciencias y la tecnología LA VANGUARDIA. 25 abril

Día Internacional de las niñas en las TIC en La Térmica YO SOY MUJER, 25 abril.

Hace falta conocer para soñar LA OPINIÓN DE MÁLAGA. 25 abril.

Mujeres que crean escuela DIARIO SUR. 26 abril.

***

Nota: Fotografías de Inspiring Girls/ elaboración propia

 

Si te gusta, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email