Cimentar, proyectar y prototipar, desde lo analógico a lo digital, para construir residencias online: así fue el taller #hdigital

Hace unos días, entre el 15 y el 21 de mayo, se ha celebrado, en las instalaciones del Link by UMA de la Universidad de Málaga el taller #Hdigital: Construyendo tu espacio como residente digital, del que he sido coordinadora y docente.

Seleccionado en la convocatoria de K-skills lanzada por el Vicerrectorado de Innovación Social y Emprendimiento de la Universidad con objetivo de fomentar competencias transversales básicas en estudiantes de la Universidad, nos pareció interesante combinar, como explicamos a continuación, lo analógico y lo digital, lo analítico, estratégico y tecnológico, para enseñar al estudiantado a impulsar sus marcas digitales y a convertirse en residentes online que sacan partido profesional a la red y a sus herramientas.

No he estado sola, he tenido la suerte de contar, como en proyectos anteriores, con un equipazo de ponentes cracks como Javi Cantón, de Medialab UGR y experto en visual thinking, Encarni Hinojosa, periodista visual experta en infografía y colaboradora de SUR, y Dani López, experto en audiovisual y técnico en enseñanza-virtual en la UMA.

A continuación, una crónica donde explicamos la metodología seguida, y los logros.

En la web del taller hay más información sobre el planteamiento de partida: http://bit.ly/hdigitaluma.

Y también podéis leerlo en este post previo al curso.

El valor de lo analógico y el juego

Empleando storytelling y gamificación, construimos, para el taller, una especie de tablero en papel que sintetizaba todas las etapas: desde el diagnóstico acerca de nosotros, nuestro potencial y nuestros logros previos y la planificación estratégica sobre el mismo hasta la creación de contenidos digitales a modo de prototipos de nuestra marca digital.

Sobre unas bases teóricas, fuimos empleando, en las distintas sesiones, técnicas y herramientas distintas, tomadas de varias disciplinas, para ir afrontando cada una de estas fases. A partir de ello se plantearon, a modo de estaciones, actividades prácticas.

Por cada actividad práctica, los estudiantes recibían una especie de badget, también analógico, que incorporar a su panel como jugadores.

Lo primero, autoreflexión y puesta en valor

En la primera sesión se proporcionaron algunas nociones sobre visual thinking o pensamiento visual, competencias básica para cualquier profesional en la actual sociedad red y cultura digital. Creíamos que además de esta forma les facilitaría la realización de las diversas actividades posteriores.

Luego, cada estudiante trabajó una línea de vida donde fue recogiendo los principales hitos, profesionales y personales, que le han llevado a ser lo que es (¡qué generosos/as fueron al compartirlo con otros compañeros/as, y qué bueno comprobar que al final somos mezcla de muchas cosas que son, precisamente, lo que nos hacen ser únicos, diferentes!).

A partir de ahí, empleando un lienzo Canvas adaptado a la marca personal, cada persona fue definiendo su propuesta de valor, sus públicos, sus canales…(¡importante, como en la empresa, segmentar!).

Y reflexionamos también, porque nunca partimos de cero, sobre nuestras experiencias previas en red, a nivel profesional y personal: sucede con frecuencia que muchos jóvenes son residentes digitales (esto es,viven en red y esta forma parte de sus vidas), en cuanto a uso personal de determinadas herramientas y canales, pero ante otras, o para un uso profesional, son meros visitantes, esto es, sus prácticas online son esporádicas y para responder a determinada necesidad.

¡Para improvisar hay que planificar! Viendo claves

Todo ello nos situó en condiciones, ya con nuestro diagnóstico, de planificar, en la segunda sesión del taller, el proceso de construcción y consolidación de marcas digitales profesionales. Además de las principales fases y tips sobre las mismas, siguiendo con la metáfora de la residencia digital, incluimos algunas recomendaciones, ideas y herramientas para generar valor produciendo contenidos digitales atractivos o innovando en red.

Concluimos la sesión realizando, primero a nivel individual y luego poniendo en común los resultados, lo que llamamos mapa de identidad digital y comunicación, un documento a modo de hoja de ruta que recoge de forma visual y sintetizada tanto nuestra estrategia actual (lo que ya hacemos, dentro y fuera de la red; para quién, nuestros públicos; y nuestros indicadores de seguimiento) como nuestro plan de mejora futuro (lo que vamos a incorporar a lo que ya hacemos).

¡Qué bueno que en la sesión el grupo se volcara, además de a trabajar su propio mapa, a aportar ideas a otros compañeros y compañeras! La sesión concluyó como una especie de asesoría colaborativa a quienes teníais proyectos emprendedores avanzados, cuántas cuestiones interesantes salieron…

 

Prototipando nuestra marca visual

Con ello, las siguientes dos sesiones se concentraron ya en la producción de determinados prototipos de contenidos digitales, en los que aplicar todo lo diseñado y planificado y con que adquirir, además, nuevas destrezas vinculadas con la narrativa audiovisual, el pensamiento visual y el manejo de herramientas digitales.

Así, en la tercera se trabajaron, a partir de una serie de claves teóricas y tips relacionados, entre otras cuestiones, con la tipografía, el uso del color y otros principios básicos de diseño e información visual, logotipos, currículums visuales e infografías sobre la trayectoria y el perfil de cada estudiante.

Mientras que en la cuarta y última se dedicó a guionizar, grabar y editar vídeos a modo de elevator pitch visuales.

Trabajamos, para facilitar, con herramientas gratuitas como Genial.ly y varias de edición de vídeo online, y les enseñamos también, en esta y en anteriores sesiones, a localizar recursos gráficos, vectoriales, sonoros y audiovisuales prediseñados por los que enriquecer sus creaciones y componer a base de remezcla.

Hemos de esta forma trabajado competencias digitales básicas, como la comunicación y la creación de contenidos digitales, de la mano de otras clásicas que son, hoy, igual de importantes para cualquier profesional, como el análisis, la toma de decisiones y la capacidad de planificación, la colaboración y la innovación.

Han sido semanas intensas-¡¡incluyendo la preparación de materiales y la difusión antes del curso!!, de esfuerzo y circunstancias sobrevenidas para algunos de nosotros los días de impartición del taller… Pero han merecido mucho la pena.

Así lo reflejan las encuestas de valoración del curso de los estudiantes, así como sus comentarios online y en persona durante el taller.

¡Os esperamos en próximas actividades, si os ha gustado #HDigital estaremos encantados de hacer nuevas ediciones y adaptar la metodología a otros contextos, públicos! ¡Gracias enormes a las compañeras y compañeros del Link by UMA por su gestión, y al Vicerrectorado por confiar en nuestra propuesta e impulsar este tipo de iniciativas tan necesarias! Acabo con la frase que seleccioné para el inicio de nuestra propuesta…

“Tenemos que volver a poner un cerebro en el interior de nuestros fuegos artificiales tecnológicos”   

RAY BRADBURY

Vía Google Photos tenéis más imágenes y fragmentos de vídeos.

Si te gusta, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email