Reflexionando sobre posibilidades y experiencias de uso de vídeos en educación (a raíz de una entrevista para Tesis)

 

Cada vez más medios de comunicación son conscientes de la importancia de adaptarse a las demandas de los usuarios y aprovechar el potencial de la comunicación en red, y han apostado por incorporar vídeos a sus informaciones online, entre otros formatos interactivos multimedia, como visualizaciones de datos.

Son muchos los emprendedores, bloggers… que emplean plataformas como Youtube para el engagement de los usuarios, y la de Youtuber se ha convertido en una profesión más que, en determinados casos, puede generar ingresos muy cuantiosos. El auge de otras redes sociales visuales, como Instagram y sus stories, aumenta la capacidad de viralización de los vídeos online y el desarrollo de auténticas campañas segmentadas (por poner un ejemplo, la protagonizada por Ana Ortiz, AnitaBtwice en redes, con su reto sobre #readfood, de la que hablaba recientemente en un evento de Málaga, el Campero Hub).

También en la comunicación organizacional, el vídeo ha adquirido importancia creciente en los últimos años, y muchas entidades han creado salas de prensa 2.0, donde incorporan videocomunicados y otro material audiovisual.

Las propias instituciones públicas, entre ellas las universidades, cuentan también con repositorios audiovisuales en canales como Youtube o Vimeo, donde con frecuencia se combinan vídeos institucionales con otros de carácter divulgativo y educativo.

El vídeo como recurso educativo

Y es que efectivamente, al margen de su potencial como herramienta al servicio del marketing digital y la comunicación, existen interesante posibilidades de uso educativo del vídeo online. Las cuestiones son ¿puede (podemos) el profesorado producir sus propios vídeos?, ¿qué recursos necesita?, ¿cuáles son las claves del éxito del audiovisual en educación?

Hace unas semanas contactaron conmigo desde el programa Tesis, de Canal Sur, para realizarme una entrevista sobre éstas y otras cuestiones, vinculadas al fenómeno Youtube y al uso del vídeo en educación (¡mil gracias, lo pasamos genial, abajo os comparto el vídeo online!)

Justo entonces andaba precisamente trabajando desde el Área de Innovación de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en un documento, a modo de guía para el profesorado, sobre producción e incorporación de vídeos online en educación.

En esta guía (actualmente en proceso de elaboración), además de recomendaciones, claves y herramientas para las distintas fases, desde el guionizado hasta la posproducción y publicación online, se propone una tipología de formatos audiovisuales, más allá de los convencionales, que puede servir como fuente de inspiración.

Su elección dependerá, entre otras cuestiones, del objetivo del recurso o de la naturaleza de su contenido. Entre éstos, además de eventos en directo online, a través de redes sociales o sistemas de videoconferencia (del tipo webinars), cuyas grabaciones pueden normalmente compartirse en red, los siguientes: videotutoriales o screencasts; prácticas y laboratorios (“work in progress”); modelo “busto parlante”; autograbaciones con webcam/ móvil; role playing; videoentrevistas; videopresentaciones; videodocumentales breves; o resúmenes de eventos divulgativos y educativos, a medio caballo estos últimos entre lo comunicativo y formativo. ¡¡En breve, cuando esté terminada, compartiremos la guía online!!

Experiencias varias delante y tras la cámara

Aunque no soy experta en audiovisual, sí que cuento con alguna experiencia, desde distintas perspectivas, sobre vídeos en educación. En ella me basé, entre otras cuestiones para elaborar la citada guía. A continuación comparto lo más significativo por si resulta de utilidad. ¡Si queréis saber más, no os perdáis la entrevista de Tesis, que se emitirá a finales de mayo-principios de junio!

En la propia UNIA, como técnico de Innovación y responsable de la Formación al profesorado de dicha Universidad, venimos ofreciendo actividades formativas y recursos de apoyo online para capacitar al profesorado en la producción de sus propios vídeos. Hoy en día, empleando dispositivos móviles acompañados de sencillos kits de grabación, y usando luego herramientas digitales y online de edición y publicación, es sencillo.

En la misma línea trabajamos, en junio de 2017, en un hackcamp que, organizado por el IAAP en Sevilla y dirigido a empleados públicos andaluces, pretendía dar respuesta, entre otros retos, al fomento de la innovación mediante la producción audiovisual. Como dinamizadora de este reto, elaboré entonces una guía que incorporaba también información acerca de las posibilidades del vídeo para la innovación colaborativa en lo público.

Innovar en lo público con lo audiovisual no sólo es posible, sino que, además, permite comunicar de forma más atractiva, eficaz y eficiente; integrada en un solo medio (audio, imagen y texto); y accesible (ej. Subtítulos multilingües) procedimientos, proyectos, experiencias; facilitar la comprensión y el consumo personalizado, a su propio ritmo, de mensajes por los ciudadanos (pueden detener la explicación, repetirla…); humanizar la administración  y mejorar su imagen (más cercana e innovadora; los empleados públicos pueden expresarse más plenamente que a través de lo escrito); fidelizar a los ciudadanos (los jóvenes, acostumbrados a lo audiovisual); o mejorar las competencias digitales de empleados públicos o, en su caso, docentes.

También desde la UNIA solemos hacer vídeos (y otros materiales visuales) sobre nuestros proyectos y actividades.

Además, las grabaciones de actividades como los llamados #webinarsUNIA, seminarios por videoconferencia en abierto y gratuito, se incorporan, para su consulta por parte de cualquier persona interesada, al repositorio institucional de la Universidad en Vimeo.

Igualmente, como novedad para el curso académico 2018-19 y dentro del modelo estratégico de enseñanza-aprendizaje online de la Universidad, está prevista la incorporación de guías visuales (extractos, más atractivos y didácticos, de las tradicionales guías docentes textuales) a todos los posgrados y programas modulares.

Este año incorporamos, asimismo, un curso virtual sobre Flipped Classroom o aprendizaje invertido, metodología que se basa en proporcionar píldoras formativas sobre conceptos básicos a los estudiantes a través de plataformas online para poder dedicar luego las clases a trabajar de forma colaborativa, resolver dudas…

De forma similar, como parte del equipo docente del Departamento de Periodismo de la Universidad de Málaga y en el marco de un Proyecto de Innovación educativa (PIE) de la Universidad, estamos también creando vídeos, a modo de teasers del tipo Playground (imágenes llamativas y texto subitulado), para dar a conocer las asignaturas optativas del Grado a los estudiantes.

En los últimos 2-3 años también he podido experimentar, en proyectos más multidisciplinares y globales, sobre producción educativa audiovisual. Así, hacia 2014-15 comencé a coordinar un curso masivo online en abierto (MOOC) sobre competencias digitales y uso profesional de social media (#moocecompetentes) que, producido en colaboración con la Universidad Nova de Lisboa, gracias al apoyo del Servicio de Enseñanza Virtual de la UMA e impartido a través de la plataforma Miriadax con más de 3.700 participantes en la primera de sus dos ediciones, incorporaba material fundamentalmente en formato de vídeo.

En este caso, de lo que podríamos llamar tipo “busto parlante”, grabado en plató y con croma, como puede verse desde el blog del proyecto. Además de coordinar al profesorado participante y trabajar con el equipo técnico, me encargué de realizar los guiones y aparecer en los vídeos de varios módulos, por lo que fue una experiencia, tanto delante como tras la cámara, muy completa y enriquecedora.

Posteriormente, entre 2016 y 2017, participé también en otro proyecto innovador de carácter audiovisual. En este caso, un SPOC (curso online dirigido a un público muy específico, estudiantes de la UMA), sobre orientación profesional, impulsado desde el Vicerrectorado de Innovación Social y Emprendimiento de la Universidad bajo el título de Enfoca tu futuro”. Además de asesorar en la producción, a raíz de mi experiencia en el MOOC e-competentes, creé y fui la imagen de los vídeos del módulo de competencias digitales que incorporaba el SPOC.

Las posibilidades del vídeo no se limitan al ámbito universitario. Grabar y compartir en repositorios online, bajo licencia tipo Creative Commons que permita su uso y reutilización, el contenido de eventos presenciales de divulgación y formación permanente, aumenta la visibilidad de estos eventos y contribuye a consolidar su marca digital y a ampliar comunidad. Sin olvidar la función social, cuando son eventos de instituciones públicas, comunidades sin ánimo de lucro, o similares, de compartir y expandir conocimientos. Muchas personas no han asistido a una charla TedX, pero seguramente hayan visto alguno de sus vídeos online…

En mi caso, así lo venimos haciendo con Databeers Málaga, evento que coorganizo y que, como parte de una comunidad internacional, consiste en charlas tipo pecha-kucha y networking en torno a datos y sus aplicaciones, en un ambiente informal, mientras se toman cervezas. En nuestro Youtube tenemos ya los vídeos de nuestras diez ediciones, desde finales de 2015 a la actualidad, y en nuestra web hay un apartado dedicado a ello.

La planificación, al organizar o impartir eventos divulgativos y educativos, de su comunicación y difusión, contemplando el vídeo y destinando recursos a ello, es, por tanto, fundamental.